viernes, 29 de junio de 2012


LA REFLEXOLOGIA EN LA LUMBALGIA


La lumbalgia es el conjunto de síntomas que causan dolor en la parte baja de la espalda, puede deberse a múltiples factores entre ellos a un sobre esfuerzo o una mala postura.
El dolor lumbar es un sintoma muy frecuente en el curso de nuestra vida, tanto es asi que pocas personas escapan de padecerla en alguna ocación.
En la mayoría de las casos es un síntoma pasajero y cede espontaneamente en pocos días.
Otras veces el dolor es persistente y requiere una cuidadosa atención médica.
También en la mayoria de los casos la lumbalgia es de origen degenerativo o mecánico.
Clinicamente se puede dividir en
  • Lumbalgia aguda o lumbago y
  • Lumbalgia crónica.
La lumbalgia aguda o lumbago:
Es un dolor que aparece bruscamente, casi siempre al hacer un esfuerzo.
Puede ser muy intenso e inmobilizar completamente al enfermo.
La exploración revela una limitación de los movimientos lumbares.
La repetición de la lumbalgia es frecuente aunque a veces es muy esporadica, puede haber dos o tres ataques en toda la vida.
Si la frecuencia es muy acusada, el problema adquiere importancia no sólo por la molestia que ocaciona, sino por la trascendencia laboral.

La lumbalgia crónica:
Se caracteriza por un dolor continuo, que se intensifica con ocasión de cualquier movimiento., a veces con la sobre carga de la columna lumbar: como por ejemplo al hacer un esfuerzos con la flexión del tronco, en la bipedestación prolongada, etc. Y que disminuye con el reposo.
A veces se trata de una molestia continua, como sensación de rigidez, debilidad o inestabilidad, entre episodios de dolor más o menos intensos.
El dolor se localiza habitualmente a nivel de los últimos segmentos lumbares y sacro, y puede extenderse también hacia la región sacroiliaca.
Como también extenderse hacia las nalgas, ingle y cara posterior externa del muslo por el mecanismo de dolor referido.
Luego que ya el médico tratante hizo el diagnostico:

Nuestro plan terapeutico consiste en la combinación de
  1. Quiromasajes: para aliviar el dolor localizado.
  2. Reflexología: estimulando la zona refleja correspondiente a la segregación de los corticoides y las endorfinas que tiene nuestro propio organismo, para aliviar el dolor. Y la estimulación de las zonas reflejas de las lumbares en el pie.
  3. Estabilizar la parte psiquica: Ya que el dolor genera estres y como ya hemos dicho en otras oportunidades se genera el circulo dolor estres – estres dolor.
  4. Higiene postural, estiramiento y ejercicios para aliviar el dolor.
  5. Y cuando ya ha cedido el dolor, ejercicios para el refuerzo de la musculatura abdominal.
  • En estos casos la postura es fundamental para una pronta mejoría.....Evitando todo tipo de esfuerzo, en especial los que se realizan con el tronco inclinado hacia adelante. Evitar sentarse en butacas blandas o profuntas. Lo ideal es sentarse en sillas con brazos y un buen respando.
EL RESULTADO DEL TRATAMIENTO DEPENDE DE MUCHOS FACTORES: CONSTANCIA EN LA REALIZACIÓN DE LOS EJERCICIOS, ESTABILIDAD PSIQUICA, FACTORES POSTURALES Y RUTINAS YA SEA LABORALES O DOMESTICAS. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario